El Mantaro revive cuando usamos evidencias científicas en la toma de decisiones para el desarrollo integral.
El Mantaro revive cuando incluimos a la salud y al ambiente en nuestro enfoque de desarrollo.
El Mantaro revive cuando el Estado, las empresas y los ciudadanos vigilamos que nuestro ambiente este libre de contaminantes.
El Mantaro revive cuando promovemos el diálogo a favor del bien común.
El Mantaro revive cuando participamos en la toma de decisiones de los asuntos ambientales de nuestra comunidad.

Nosotros

El Mantaro Revive es una iniciativa de la Mesa de Diálogo Ambiental de la Región Junín -Mediarej-, ejecutada por Cáritas Arquidiocesana de Huancayo desde julio de 2010, por un periodo de 28 meses, con el financiamiento del Fondo Italo Peruano. 

Proyecto "Fortalecimiento de la gestión ambiental para la lucha contra la contaminación en la zona alta y media de la cuenca del río Mantaro - Región Junín" - El Mantaro Revive

Convenio Convocatoria 2008 Nº 022-2010-FIP


OBJETIVO DEL PROYECTO:
Mejorar la gestión ambiental en la zona alta y media de la cuenca del río Mantaro.

ÁMBITO DE EJECUCIÓN DEL PROYECTO:
72 distritos de las provincias de Junín, Yauli, Jauja, Concepción, Chupaca y Huancayo.


 
RESULTADOS DEL PROYECTO:

Resultado 1: PROMOCIÓN DE DERECHOS HUMANOS EN LA OROYA
Desarrollo de capacidades en mujeres para la promoción del ejercicio del derecho a la salud, trabajo, participación y opininón de mujeres, niñas y niños afectados por contaminación.

Este resultado esta dirigido principalmente a mujeres de La Oroya y comprende las siguientes actividades:
  • Organización de un programa de asesoría técnica en nutrición y salud ambiental.
  • capacitación y formación de mujeres en la gestión de su organización.
  • Implementación de un proyecto productivo que contribuya a la promoción del derecho al trabajo de mujeres.
  • Elaboración de propuestas para el reconocimiento del derecho a la salud a mujeres, niñas y niños afectados por contaminación.
  • Promoción del derecho a la salud de mujeres, niñas y niños afectados por la contaminación.

Resultado 2: VIGILANCIA AMBIENTAL
Mejoramiento del sistema de vigilancia ambiental de la sociedad civil.

Este resultado comprende las siguientes actividades:
  • Organización técnica especializada y operativa para un sistema de vigilancia de la sociedad civil.
  • Vigilancia ambiental de los recursos agua, suelo y aire.
  • Evaluación participativa del grado de contaminación de los principales productos alimenticios en áreas contaminadas, promoviendo la participación de las mujeres.
  • Asesoría técnica y vigilancia ambiental en casos emblemáticos.

Resultado 3: FORTALECIMIENTO DE LA CIUDADANÍA AMBIENTAL
Fortalecer la participación de la sociedad civil, especialmente de las mujeres, para el ejercicio de sus derechos y deberes ambientales, principalmente los vulnerables.

Este resultado comprende las siguientes actividades:
  • Organización de un programa de asesoría técnica en gestión ambiental local.
  • Realización de talleres de capacitación a la población organizada en gestión y derechos ambientales, promoviendo la participación de las mujeres.
  • Elaboración de propuestas en gestión y salud ambiental por parte de la sociedad civil.
  • Implementación de espacios de información, difusión y sensibilización.
  • Capacitación a instituciones educativas, niñas y niños de organizaciones escolares con el fin de impulsar la participación en los esopacios de elaboración de propuestas.
  • Desarrollo de campañas de incidencia pública.

Resultado 4: INCIDENCIA POLÍTICA
Promover la negociación de propuestas elaboradas por organozaciones de la sociedad civil con el gobierno regional y gobiernos locales.
Este resultado comprende las siguientes actividades:
  • Organización del programa de asistencia técnica.
  • Fortalecimiento y acompañamiento a espacios provinciales en la presentación y concertación de propuestas de gestión y salud ambiental.
  • Sensibilización a funcionarios de la administración pública para la negociación de propuestas.
  • Promoción de la participación de la sociedad civil en el proceso de Zonificación Económica Ecológica.



NUESTRA HISTORIA:


Una propuesta de gestión ambiental en la región Junín

Ante la problemática ambiental y laboral de La Oroya y frente al caos social desatado en diciembre de 2004 con la muerte de dos personas en el paro de 48 horas, con bloqueo de carreteras por parte de los trabajadores y grupos relacionados a DOE RUN para exigir la ampliación del PAMA hasta el 2011, Mons. Pedro Barreto Jimeno, arzobispo de Huancayo, mediante comunicado del 18 de diciembre del mismo año, presentó a la opinión pública la propuesta “Solución integral y sostenible al problema de salud ambiental y laboral de La Oroya y la recuperación de la Cuenca del Río Mantaro”. Esta fue acogida por más de 200 organizaciones representativas de la sociedad civil y del Estado.
Esta propuesta, según lo señalado en la Ayuda Memoria de enero de 2007 de la Mesa de Diálogo Ambiental de Junín, está compuesta por cuatro pasos: elaborar un diagnóstico científico de la situación de la salud ambiental de La Oroya y de la Cuenca del río Mantaro, planificar la solución técnica e integral, recaudar fondos en el Perú para la financiación y, finalmente, recurrir a la solidaridad internacional para cubrir los costos de solución integral.
La ejecución de la propuesta, como se puede inferir del mismo documento citado en el párrafo anterior, dependería de una instancia plural e incluyente que asumiese la propuesta; es así que, en marzo de 2005 nace la Mesa de Diálogo Ambiental de la Región Junín con la misión de ser “un espacio de diálogo institucionalizado entre la sociedad civil, empresariado y el Estado que promueve la  solución integral para el desarrollo sostenible de la región central del país”, a través de cinco principios respeto a la dignidad humana, búsqueda del bien común, solidaridad, subsidiaridad y destino universal de los bienes- y cinco comisiones de trabajo– comisión de medio ambiente y salud, de educación y cultura ambiental, de ética y derechos humanos, de comunicación y la comisión técnica. La creación de este espacio fue aprobado en un Foro Público en presencia de autoridades locales y regionales y más de 200 organizaciones civiles y estatales quienes firmaron un Acta de compromiso para la formación de la misma, nombrando como coordinador a Monseñor Pedro Barreto Jimeno.
Primer gran paso de la propuesta de solución integral
Esta plataforma de concertación, impulsó en 2005, como primer paso y por convenio entre la Universidad San Luis de Missouri de Estados Unidos y el Arzobispado de Huancayo, el “Estudio sobre la contaminación ambiental en los hogares de La Oroya y Concepción y sus efectos en la salud de su residentes” en conformidad con los más altos requisitos de rigor científico y cumplimiento de las normas de los Estados Unidos y del Perú. Esta investigación estudió la presencia de plomo, cadmio, arsénico, antimonio y otros 10 elementos más, a través de muestras biológicas en sangre y orina de los pobladores de ambas ciudades; lo hallado en Concepción “Ciudad Ecológica” -ubicada a más de 100  kilómetros de La Oroya- evidenciaría si la afectación se extiende hasta el Valle del Mantaro o  no. 
El resultado del estudio confirmó “la presencia de niveles elevados de plomo en sangre en toda la población oroína y, lo que es más grave, niveles por sobre los 45 µg/dL (microgramos por decilitro de sangre) para gran parte  de la población, que ya  no son sólo niveles de preocupación sino de emergencia médica de acuerdo a lo establecido por el Centro para la Prevención y Control de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC)”. Asimismo, el Dr. Fernando Serrano, investigador principal de la división de salud ambiental y ocupacional de la universidad de San Luis, señaló en el resumen ejecutivo del estudio que los niveles de cadmio en la sangre y orina de la población de La Oroya excedían en más de tres y seis veces respectivamente el promedio de Estados Unidos, al igual que los niveles de antimonio excedían en más de treinta veces el promedio de los Estados Unidos; y que para el caso de Concepción, donde el quipo de investigación de San Luis no esperaba encontrar altos niveles, el 24% de los niños entre los seis meses y seis años tenían altos niveles de plomo en la sangre y niveles de cadmio del 50% sobre el promedio de Estados Unidos.
El Mantaro Revive
Tras este estudio y el diálogo entre Monseñor Barreto como coordinador de la Mesa de Diálogo Ambiental  y diversas autoridades regionales, surge la propuesta técnica “El Mantaro Revive” que se ejecuta desde julio de 2006 a través de Cáritas Arquidiocesana de Huancayo con el financiamiento del Fondo Ítalo Peruano. Este proyecto en su primera y segunda etapa, conforme lo expresa el coordinador de la Mesa de Diálogo Monseñor Barreto, sería una de las iniciativas para pasar de la protesta a la propuesta, de la inacción a la acción. Así, El Mantaro Revive frente al problema ambiental y laboral apuntó en primer lugar al fortalecimiento de las capacidades locales para la descontaminación y recuperación de la cuenca del Mantaro mediante la implementación de la gestión ambiental para mejorar las condiciones de vida de la población de la  región Junín.
También, El Mantaro Revive ha contribuido en poner en agenda pública la gestión ambiental a través de sus dos etapas de ejecución donde se ha fomentado la investigación científica con participación ciudadana para generar evidencias de los niveles de sustancias tóxicas –plomo, cadmio, arsénico, antimonio, mercurio y otros- presentes en el ambiente que afectan a la salud, y a partir de ello, levantar propuestas de políticas públicas que beneficien a todos y todas.
Gestión ambiental y respeto a los derechos ambientales
Los resultados alcanzados en ambas etapas han reafirmado el compromiso de la Mesa de la Mesa de Diálogo Ambiental de la región Junín con la vida, la salud y la dignidad de los hermanos de La Oroya y de la cuenca del río Mantaro a través de la implementación de la gestión ambiental en la región –primera etapa de junio de 2006 a junio de 2008- y el fortalecimiento del proceso iniciado en el periodo anterior para mejorar la  gestión ambiental en la zona alta y media de la cuenca del Río Mantaro –segunda etapa de junio de 2010 hasta la fecha.
Los principales logros de la primera etapa, tal como lo indican los informes finales de los resultados del proyecto, fueron la entrega del avance de los resultados del monitoreo de aire, agua y suelo científicamente validados por el equipo técnico del proyecto y de la Universidad San Luís de Missouri de EE.UU., el mismo que fue realizado con participación de la población, autoridades locales y representantes de la Defensoría del Pueblo, el Gobierno Regional y el Ministerio Público en 2007 y 2008.
Asimismo, el Biólogo Daniel Alvarez Tolentino, coordinador del área de vigilancia ambiental del proyecto, explicó que “en el documento final del avance de los resultados de la vigilancia ambiental se concluye que el área más afectada de la cuenca hidrográfica del río Mantaro, es la zona alta –ubicada en Junín y La Oroya- donde se hallaron altas concentraciones de metales y metaloides; resaltamos que en esta área se ejecutan actividades minero-metalúrgicas. En cambio, la zona media se encuentra más afectada por la descarga de desagües y residuos sólidos. En el caso de la calidad del aire, se halló que en La Oroya existe gran presencia de metales pesados –plomo, cadmio-, metaloides –arsénico- y dióxido de azufre, y en Huancayo y Vicco (Cerro de Pasco) existe mayor presencia de Material Particulado (PM) que contiene sustancias tóxicas”. Por su parte, la Ing. Yanina Chalco, especialista en suelo, haciendo referencia al mismo estudio, agregó que para el caso de la calidad de suelo de la zona alta y media de la Cuenca del río Mantaro, se monitoreó la presencia de 18 parámetros en 70 puntos, en todos los casos los niveles de concentración de los tóxicos excedieron los Estándares de Calidad Ambiental -ECA, evidenciando mayor presencia de arsénico y plomo.
También, en esta etapa, se implementó un programa de nutrición y atención en salud para grupos vulnerables a la contaminación en La Oroya -atención de más de 1 200 raciones diarias fortificadas, suministro de calcio y suplementos nutricionales, control de peso y talla y análisis antropométrico- con la finalidad de mejorar el estado nutricional de los niños y niñas de 0 a 11 años de edad, y así contrarrestar la absorción de las sustancias tóxicas presentes en el ambiente. Este programa se realizó con la participación de las madres de los afectados.
 A la vez, se impulsó la participación de la sociedad civil –promotores y líderes ambientales- en distritos de las provincias de Junín, Yauli, Concepción, Huancayo y Chupaca para una gestión ambiental sostenible. Finalmente, se logró que la Mesa de Diálogo Ambiental se constituyera e  institucionalizara como interlocutor válido entre la sociedad civil, empresa y Estado en temas ambientales, contribuyendo al desarrollo sostenible de la Región Junín y Central.
Del mismo modo, en la segunda etapa, además de continuar con el monitoreo participativo de aire, agua y suelo, se ha incorporado el estudio puntual de alimentos –papa, pastos y leche- a fin de conocer la existencia de los niveles de sustancias tóxicas en estos recursos. En este monitoreo, el rol principal lo tiene la sociedad civil que a través de comités de vigilancia y después de un proceso de sensibilización y capacitación acompañan la toma de muestras con el asesoramiento del equipo técnico del proyecto.
Asimismo, se continúa con la capacitación para el fortalecimiento de los derechos en La Oroya a través del programa de nutrición donde las madres de los afectados, desde sus  Organizaciones Zonales de Atención Alimentaria y Salud -Ozaas, se encargan de preparar y distribuir las papillas para disminuir la desnutrición. Esta atención de calidad se complementa con el control antropométrico -peso talla-, el control del nivel de hemoglobina en niños, niñas y mujeres y la evaluación de la presencia de plomo en sangre y de arsénico y cadmio en orina de los beneficiarios previo consentimiento informado.
Además, se promueve un programa de proyectos productivos donde las mujeres líderes, miembros de las Ozaas, aprenden nuevas formas de generar ingresos económicos para sus hogares a partir de la perspectiva del derecho a un trabajo digno. Igualmente, ellas acompañadas por el equipo técnico del proyecto, producen un programa radial donde se tratan temas sobre los derechos a la salud ambiental, trabajo, opinión y participación, promoviendo de este modo opinión pública.
A la par, en las seis provincias de intervención del proyecto –Junín, Yauli, Jauja, Chupaca, Concepción y Huancayo- se realizan talleres de sensibilización y capacitación en gestión y salud ambiental a líderes y promotores ambientales. Asimismo, se fortalecen las capacidades de los miembros de las instancias del gobierno a nivel regional y provincial –Comisión Ambiental Regional-CAR y Comisiones Ambientales Municipales- en Zonificación Económica Ecológica, Vigilancia Ambiental, Salud Ambienta (específicamente en los efectos de los elementos y compuestos tóxicos) para impulsar una gestión ambiental con que beneficien a nuestra región y al país.
Actualmente, el tema ambiental es parte importante en la agenda y análisis de la problemática política-socio-económica de la región, por tanto, se necesita continuar con la promoción de la conciencia ambiental ciudadana que a través de evidencias científicas, como las generadas en los monitoreos, contribuyan a impulsar propuestas ambientales para mejorar la situación de nuestro país. Lo que logremos para la zona alta y media de la cuenca del río Mantaro lo lograremos para el país.